Drácula 2. La novela.


¿Drácula 2?

Estoy completamente de acuerdo, el título sugiere alguna secuela salida de la mente de un desesperado productor, mismo que intenta sacar algo de dinero poniendo en el mercado un producto que, cual vampiro, intenta chupar fama y prestigio de un exitoso producto anterior.

Primero, el libro sí existe. El título original es “Dracula, The Undead” y como subtítulo, aclara que es la secuela oficial del clásico de Bram Stoker. Segundo, lógicamente se me vino a la mente la nefasta costumbre del mundo del cine de encajarle una segunda parte a todo, incluso a obras que claramente terminaron donde tenían que terminar. Tercero? Obviamente tenía que comprarlo. Tenía que ver cómo habían revivido al vampiro que, prácticamente, definió cómo tenía que verse un no-muerto durante los siglos 19 y 20.

Sobre este punto aclaro: antes de “Drácula” (1897), lo que la población muy general sabía de los vampiros era gracias al folklore, o sea: cadáveres a medio podrir que buscaban chupar sangre de los vivos. Luego del libro, el público pensó en el vampiro como alguien refinado, seductor, con clase y muchas e innegables necesidades sexuales. Ya a mediados de los 90’s pasaron a ser seres totalmente vanguardistas y envidiablemente enfocados en placeres como moda, música y sangre. En el siglo 21 quedamos con vampiros convertidos en romeos que, a pesar de siglos de experiencia, siguen pensando que lo más importante es conquistar a una mortal adolescente.

¿Qué hay entonces del libro?

Drácula, The Undead tiene dos autores: Dacre Stoker e Ian Holt, el primero es el tátara sobrino nieto de Bram Stoker, el segundo es uno de los mayores fans de las películas de horror (Drácula incluído), en el mundo. La historia se desarrolla 25 años después de los acontecimientos del libro original, cuando algo o alguien inicia violentos y extraños ataques en contra de los personajes sobrevivientes de “Drácula”, llevándolos a cuestionarse si realmente se deshicieron del vampiro en aquél atardecer hace un cuarto de siglo.

Al principio creí que iba a poder recomendar el libro, pero bastante  pronto se da cuenta uno de que, un nieto de Stoker y un fan del terror, por mejores intenciones que tengan, no pueden escribir algo ni remotamente parecido a la calidad del original. Pudo haberse quedado allí y uno simplemente hubiera pensado que el talento no le fue heredado al señor Dacre vía los genes de su antepasado, pero se esforzaron en cometer varios pecados que probablemente harían que Bram se retorciera en su tumba, como si fuera un vampiro recién atravesado por una estaca.

SPOILER ALERT!!: Si piensan leer el libro y no les gusta saber mucho de antemano, no lean esto:

Pecado #1: “Des- escribir” la obra original (ni siquiera aplica el término “reescribir”). El libro “explica”, muchas de las muertes atribuidas a Drácula en el libro original, les da vuelta y al final las acomoda para concluír QUE DRÁCULA NUNCA FUE EL MALO DE LA HISTORIA. Todo lo acontecido antes fue una especie de malentendido gigantesco y ahora resulta que , el vampiro en el que todos los demás se basan actualmente, fue un enamorado incomprendido a quien cazaron injustamente. La culpable de todo resulta ser la condesa Elizabeth Bathory, la otra figura histórica ligada con el vampirismo.

Pecado #2: Querer Abarcar demasiado. Cuando digo demasiado me quedo corto. Al principio me pareció original y hasta interesante que , en cierto momento de la obra, se mezclara el personaje de Drácula con algunos de los asesinatos de Jack el Destripador. Interesante, pero luego exageraron ligando partes de la historia con otros hechos como el hundimiento del Titanic. Más parece un intento desesperado por beneficiarse de cosas que han sido populares desde siempre. Se siente como que, si hubiera existido “Avatar” en ésa época, los autores hubieran buscado ligarlo de alguna forma con esta segunda parte.

Pecado #3 y final:Disfrazar al libro de película. Si bien ya existe una tradición de continuar clásicos (hace poco se estrenó también una segunda parte literaria del clásico “Peter Pan), Drácula 2 hace, por ejemplo, uso del conocido “cameo”. Esto es, en cine, apariciones breves de alguien famoso. En este caso, el autor del Drácula original. Sí, Bram Stoker aparece en esta historia intentando estrenar el libro como una obra de teatro. Sobra decir que resulta víctima del vampiro. A esto le añadimos que Van Helsing resulta ser vampiro desde hace años.

Al final del libro se encuentra un larguísimo anexo, en él los autores explican por qué hicieron lo que hicieron. Resulta ser que , por parte de Ian (el fan), las decisiones se debieron a que el Drácula del mundo del cine ya está muy mezclado con el Drácula literario, por lo que  cualquier nueva versión tenía que combinar ambos con el fin de apelar a los fans como él. Lo demás es un claro intento por rejuntar en el libro lo que ellos consideran popular, (incluido que la villana de la historia sea una vampiresa con un intenso y lésbico apetito sexual).

Según este anexo, una película se encuentra ya en proceso de ser negociada. En este caso, se necesitará de varios genios si quieren que un film basado en esto tenga éxito. Al menos entre quienes tenemos un serio problema con la forma en que nos transformaron a Drácula para darnos a una especie de Edward Cullen con algo de historia y muy poco de vampiro victoriano. En este caso, la “maldición de las segundas partes” se ha cumplido.

-Walter Campos

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s