The Dark Knight Rises. El héroe que esperamos vrs. el que necesitamos.


Recién vengo llegando de ver el capítulo final, la vuelta de llave y cadena en la trilogía de este bati universo Nolan, mismo en el que, desde el 2005, encontré al Batman que siempre había querido para el cine. Pero bueno ,lo prometido es deuda, así que aquí va mi reseña, libre de spoilers y muy personal.

Un querido amigo que sí es crítico de cine, dice que él nunca escribe las críticas luego de la película, las deja marinando, por así decirlo. Por ahora quiero aprovechar el sentimiento fresco de recién haberla visto, para luego entrar en detalles.

Lo primero que tengo que decir, es que, para ser franco, salí del cine mucho más felíz y satisfecho luego de ver The Dark Knight en lugar de ésta tercera parte.. Esa sensación de haber sobrevivido a una obra maestra, sencillamente no me atacó en esta versión como sí lo hizo en las anteriores. ¿Demasiadas expectativas? No creo, la película es técnicamente una maravilla, el guión sólido y los personajes tienen una profundidad y una riqueza que, cuesta ver en el cine comercial estos días.

Entonces ¿por qué no ando corriendo chingo por la calle con alguna camiseta de Batman en la cabeza, a punto de iniciar un culto al hombre murciélago? En primer lugar por que hace frío, en segundo, por que ya la ley me advirtió bastante al respecto, pero sobre todo, por que creo que con esta película, Nolan nos pone de frente, sin anestesia, con toda la humanidad de este superhéroe. Queremos que Batman sea inmortal, dueño de las sombras y amo absoluto de la noche, no alguien tan humano, que es acosado hasta el cansancio por sus demonios internos, mientras “otro”, le roba la noche, le arrebata el título de depredador y en general, le pone freno a la aparente invulnerabilidad del hombre murciélago.

Pero eso es lo genial de esta película, algo así como lo que decían al final de la segunda; nos da, no el héroe que quisiéramos, sino el héroe que necesitamos. ¿Por qué? Por que en esta entrega, se nos lanzan propuestas bien filosóficas sobre la importancia del miedo, de cerrar ciclos y, sorprendentemente, un discurso muy fuerte acerca de cómo todos podemos y debemos ser superhéroes.

Las ciudades y los países, sean Gótica o Chepe Centro, se salvan, no por super héroes, sino por las acciones de todos los ciudadanos de a pie. En The Dark Knight Rises, Nolan nos entrega el poder a nosotros, los humanos que no podemos manejar un Lamborghini de día y un Tumbler de noche. Obviamente, no es que Batman y Gatúbela se sientan a ver cómo el lechero y una maestra se encargan de rescatar la ciudad, pero la película no se cansa de subrayar la importancia de la “persona común”, frente  a los grandes acontecimientos que moldean nuestros destinos.

Algo extraño, sin embargo,es que en esta tercera parte, es en la que más hay que olvidarse un poco de ese sentido de realismo que satura las dos anteriores. No mucho, tranquilos, no es que vamos a ver bati pezones de latex, como en las aberraciones pre-Nolan, pero el sólo hecho de introducir el Bat y dotar a Batman de un vehículo volador, hace que se doblen un poco las reglas tan arraigadas en “lo posible”.  Nada grave si me preguntan. Sí creo que la película compensa esto último un poco, pues es en la que, creo, aparece menos el hombre murciélago y mucho, muchísimo más Bruce Wayne y otra serie de personajes de esos que uno se podría encontrar a la vuelta de la esquina.

Y ya que traté de explicar por qué tuve ese choque de expectativas vrs. lo que me topé en la pantalla, les cuento: la película es un festín para los fans de verdad, se van a divertir encontrando pistas aquí y allá, micro homenajes al comic, ya sea en algún trozo de vestuario o en números puestos por ahí. También es normal que el cine reaccione con suspiros colectivos cada vez que aparezcan “regresiones” a la primera parte (por ponerlo de alguna manera).

Las actuaciones, la música y los efectos no son de primer nivel, son de un nivel superior. Le dan un respeto absoluto al drama que los cómics son capaces de crear en sus historias, en lugar de tratarlos como simple entretenimiento de dos dimensiones. Quizás la única a la que no le alabaría tanto su capacidad histriónica, es a Anne Hathaway, pero les soy franco, no he decido del todo qué es lo que no termina de calzarme en su interpretación de esta ladrona de joyas que, como lleva haciendo durante décadas, juega con los sentimientos y la mente de Batman como si éste fuera un adolescente hormonalmente limitado. Quizás sea que a ella, no le siento la peligrosidad física o el misterio que sí se le salía a Michelle Pfeiffer, por ejemplo.

Finalmente, y esto no me lo esperaba, la agobiante tristeza del drama…el cine sin movimiento alguno…y lágrimas de algunos…para luego terminar en aplausos.

Al principio dije que me había gustado más la segunda…pero creo que, una vez superado el shock de encontrarme con cosas que nunca habría pensado en películas de este tipo, me reservo mi opinión para cuando la vea por segunda vez…que será dentro de un par de horas. Esta película no puede quedarse con una sola lectura. Espero que me cuenten qué les pareció a ustedes.

-Walter Campos

Anuncios

21 comentarios sobre “The Dark Knight Rises. El héroe que esperamos vrs. el que necesitamos.

  1. No soy lo que se pueda llamar ‘fanática real’ de Batman, pero sí puedo decir que al final de la película me quedé sentada diciendo: estoy lista, señor llévame. Esto por la sola idea de que Nolan cerraba su ciclo y que ‘le tira la pelota a otro’, que está en la obligación moral y profesional de mantener el nivel o superarlo, no quisiera estar en los zapatos del/la pobre infeliz que le toque, pero sí quisiera verlo/a.
    Un amigo y yo también sentimos esa diferencia con la segunda, quizá por esa misma idea que usted dice de sólo haberla visto una vez… y obvio por el factor Guasón, único e irrepetible (otro papel dentro de toda la historia de Batman que me gustaría ver como se llena), además de que cada minuto de la película parecía un punto de giro impresionante, cosa que esta tuvo, pero en menos cantidad, mas no en calidad. ¿Cerrar un ciclo? Sí que lo fue, es por eso que cuesta tragarla, pero eso sí, esta (y la segunda entrega) considero que fueron más que películas de superhéroes fueron historias, que lograron causar intriga mucho antes de verse, que cautivaron a fanáticos/as (tanto para bien como para mal) como a los/as simples mortales como yo, Batman presenta historia, cambios, momentos, clímax, no es sólo acción. Es una película que me intrigó desde la segunda parte, que carga ahora hasta una responsabilidad emocional por el incidente del 20 de julio, y que es como su mismo personaje UNA LEYENDA.
    Bring it on, Avengers, bring it on.

    1. jajaaj Muchísimas gracias por escribir!! Algo que valoro muchísimo de Nolan, es que nunca pierde de vista el hecho de que el cine es una manera más de contar HISTORIAS, sin un buen guión, de nada vale el resto. En Batman, explora lo que le da la gana sobre la psique de la gente en general, no solo de un millonario enmascarado. Un abrazo!
      -Walter

  2. Muy curioso, llegando del cine y veo en mi correo este post!! 😉 Concuerdo con que esta gatubela no me termina de convencer… aunque me gusto la interpretación de esta damita! Para mí una mezcla de emociones, de que va a pasar?? O el comentario fijo de “Ahhh yo sabia que eso iba ser así…. Obviamente a verla de nuevo para llegar a tomarle el saborcito más tranquilamente, este era el momento de YA QUIERO VERLA!! Y muy satisfecha a primera impresión.

  3. Hola! Se vea que la película está interesante no soy amante de la saga pero creo que se merece ver ya que a como la comentas la trama y efectos que tiene se ve atractiva! Espero pronto poder verla y asi saber si me puedo con tu comentario o me llega a gustar algo más de ella!! Un abrazo estimado =)

  4. Estoy de acuerdo con tu percepción sobre la saga, en lo personal siento q a la pelicula le falto villano. Falto ese sentimiento de odio personal hacia batman. Y el inesperado final feliz no me terminó de convencer. Sinembargo abarcó sentimientos morales importantisimos y enfatizó en que en lo moral y espiritual reside el verdadero poder.

  5. Una buena película, sin ninguna duda. Ese es el encanto de Batman (destacado muy bien en esta trilogía): ser tan humano como cualquiera de nosotros. Por otra parte, me conmovieron las lágrimas del villano; en el mundo real no hay gente completa y absolutamente buena, ni completa y absolutamente mala. Para finalizar, no sé si será por la elección de la actriz, pero por supuesto la Gatúbela sale sobrando, al menos en esta historia. Nancy.

  6. Esta tercera parte me pareció espectacular, los recursos que utilizan los emplean de forma extraordinaria y el final me gusto mucho….pero mi favorita sigue siendo la segunda, The dark Knight, porque en la segunda mi adrenalina no se detuvo ni un segundo….por supuesto haré lo mismo, volverla a ver, a lo mejor siento diferente después de varias veces…

  7. He visto todas las películas de Batman bastantes veces, de hecho es el único héroe de DC Comics que me gusta, y no va a haber otra película que supere estas 3 de Nolan- Conté los días para que saliera y de hecho necesito verla otra vez porque una no es suficiente!

    Exc blog! Algo bueno para leer!

  8. La primera vez que la vi, sentí lástima por la humanidad, sentí que se perdieron las esperanzas, no había futuro. Ver el sueño de Gatúbela hecho realidad (para con los ricos) me hizo repensar lo que no se cuantas veces he pensado de un mundo accesible para todos y las maneras de lograrlo.
    Impresionante la restauración de la fe que causa Batman y ver el dolor humano hasta lo más profundo plasmado en el personaje de Bruce Wayne.
    Yo iba sin muchas expectativas y salí impactada esa primera vez. Ya la segunda no fue igual. Fui más crítica al verla y salí con otro sabor de boca (además, ya la gente no aplaudió jejejeje). Mis respetos para Nolan. Siempre he apreciado sus películas y muero de la curiosidad por saber con qué nos deleitará. Hans Zimmer fue glorioso como siempre: qué manera de darle vida a una película a través de la música.

      1. hmmm Aronofsky… todavía “más profundo” para mí. Pi y The Fountain para ejemplo. Me falta Requiem! Sin embargo, una interesante elección de directores. Difícil para mi decidir mis favoritos. Me es más fácil pensar en películas favoritas. Saludos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s