La Ventaja de Escribir Sin Que Te Crean.

“Los homosexuales son unos idiotas”, “los cristianos son unos fanáticos” y “los usuarios de redes sociales, tienen mentalidad de manada”.   Escrito en serio, este trío de frases podría desatar, desde un rosario de “comments” más largo que las opiniones sobre la salida (o entrada) del closet de alguien de la farándula, hasta amenazas contra […]

Leer más La Ventaja de Escribir Sin Que Te Crean.

Zen y Caos, El Libro.

Bueno, esta es la noticia que quería comentarles. Desde siempre, he escrito, como lo dije en algún otro lugar del blog. Sobre todo cuando llegue a la universidad, eso de conocer gente tan diferente, proveniente de todo el país, corrientes de pensamiento nuevas, mujeres interesantísimas de esas que te abren los ojos ante la poesía […]

Leer más Zen y Caos, El Libro.

Esta ciudad vacía.

La ciudad perdió presión. Tuvo una herida en ambos costados y miles de fagocitos en éxodo la desinflaron en una hemorragia de gente y autos. Para cuando salí, el aire estaba fresco y liviano. La noche, entraba tímida por una hendija del cielo color índigo, recién desangrado de un atardecer radioactivo y no encontró más […]

Leer más Esta ciudad vacía.

El huevo de mi amigo.

Ok, algo puede salir realmente mal con un título como este, lo sé. Para romper el hielo, diré que no tiene nada que ver con algo que precise la ayuda de un urólogo, ni de un guionista de Brokeback Mountain, ni nada por el estilo. Más bien, un avicultor podría levantar la ceja… pero mejor […]

Leer más El huevo de mi amigo.

No es lo mismo maniobrar que obrar maní, ni es lo mismo Araya que Villalta o viceversa.

Chiste viejo, viejísimo, pero estando en primaria, la primera vez que lo escuché, desencadenó una verdadera batalla entre la risa y la necesidad de mantener los orines en su lugar. Probablemente conocen al resto de los chistes de esa familia. “No es lo mismo culebrilla que le brilla el culo”, y dos que no entendía muy […]

Leer más No es lo mismo maniobrar que obrar maní, ni es lo mismo Araya que Villalta o viceversa.